Introduccion

Los paisajes de la Vall de Gallinera se encuentran entre los más asombrosos de toda nuestra geografía.

Es posible que el viajero, acostumbrado a asociar Alicante, y más concretamente comarcas como La Marina, con el litoral más turístico de la Comunidad Valenciana, haya incurrido en el grave error de olvidar la zona montañosa que se extiende hacia su interior.

Es una orografía tortuosa, impactante por desnuda, que armoniza frondosidad desbordante con parajes rocosos y casi lunares. Es una tierra singular que guarda sus tesoros naturales para viajeros-lectores deseosos de penetrar en el corazón tan cambiante de nuestras tierras.

Pero adernás, en estos pueblos y lugares, se aúnan naturaleza, historia, tradiciones y costumbres como en muy pocos rincones. Aquí el viajero descubrirá valles fértiles, montañas desafiantes, castillos y fortalezas imposibles, gastronomía seductora, pueblos de belleza pictórica, y fiestas y tradiciones cuyos orígenes anidan en la noche de los siglos.

Es, en fin, todo lo que un viajero podría desear, y se concentra en un pequeño lugar llamado la Vall de Gallinera o la tierra de la lágrima del Islam. Como siempre, ya conocerán la razón deste título.

Ruinas en el Vall de La Gallinera
Cerezas
Cerezo en el Vall de La Gallinera
Flora del Valle