Fauna

A lo largo del valle perviven aquellos animales que han sabido adecuarse a la intensa transformación agraria.

Los pequeños pájaros como el mirlo (Turdus merula), el jilguero (Carduelis carduelis), el gorrión (Passer domesticus), el carbonero común (Parus major), el verderón común (Carduelis chloris) o la lavandera blanca (Motacilla alba), nidifican con abundancia en los campos de cultivo y en cualquier árbol, soportando muy bien la presencia humana.

El cernícalo (Falco tinnunculus), es un pequeño falcónido muy abundante fácilmente observable "cerniéndose" sobre sus presas, mayoritariamente insectos, en los cultivares.

El mochuelo (Athene noctua), resulta inconfundible por su reclamo y, aunque prefiere las horas vespertinas, es frecuente verlo sobre postes y márgenes, incluso a plena luz del día.

Los conejos (Oryctolagus cuniculus), antaño abundantes, han visto muy disminuidos sus efectivos por la mixomatosis y una presión cinegética excesiva.

El zorro (Vulpes vulpes), ha sabido modificar sus hábitos alimenticios y no es raro que acuda a basureros a comer los desperdicios, aunque por sus hábitos nocturnos es difícil de observar.

Penya Forada
Ruinas en el Vall de La Gallinera
Camino sobre el valle
Beniali