Cultura e historia

En la Vall de Gallinera el viajero deberá observar la arquitectura de claro origen musulmán que aún es apreciable en la estructura urbana de sus pequeños pueblos.

Son ocho las poblaciones que componen el municipio de la Vall de Gallinera:
Beniali (que es la capital municipal), Patró, Benirrama, Benissili, Benisiva, Benitaya, Carroja y Lambay. En su toponimia, el viajero sabrá apreciar sus innegables orígenes musulmanes, ya que todos ellos fueron alquerías nacidas en el período islámico.

La Vall de Gallinera fue un señorío del infante Pedro de Aragón, hijo de Jaime II, siendo posteriormente titularidad del ducado de Gandía.
Los momentos históricos más importantes de Vall de Gallinera tuvieron lugar durante las revueltas moriscas de principios del siglo XVII. En aquel tiempo, estos pueblos y montañas constituyeron el «núcleo duro» de los rebeldes del caudillo AI-Azraq. De hecho, los castillos que jalonan sus montañas fueron los últimos reductos en que los amotinados se escondieron y defendieron hasta su total aplastamiento.

En la Vall de Gallinera el viajero deberá observar la arquitectura de claro origen musulmán que aún es apreciable en la estructura urbana de sus pequeños pueblos. Calles estrechas, retorcidas, adaptándose a la orografía del terreno y siempre ascendiendo hacia la parte alta de la población.

El valor monumental más importante de los mismos viene constituido por sus castillos-fortalezas. Son tres los que principalmente deberán visitarse. Primero el de la Peña Grossa o de Benissili, ubicado en una atalaya rocosa frente a la población del mismo nombre. A la salida del valle, y cercanos a la población de Benirrama, el viajero contemplará las imposibles construcciones de las ruinas de los castillos de Gallinera y de Almisera.

En el poblado de Forna, perteneciente al término municipal de Adsubia, se encuentra el impresionante castillo de Forna, uno de los ejemplos más sobresalientes de construcciones feudalizantes de la Comunidad Valenciana. Vigilaba uno de los accesos al valle de Gallinera y se conserva en un relativamente buen estado. Es también visita obligada.

Flora del Valle
Beniali
Cerezo en el Vall de La Gallinera
Penya Forada