Flora

La vegetación presente en la sierra es particularmente mediterránea.

La vegetación presente en la sierra es particularmente mediterránea, con predominio de especies típicamente térmicas como el pino carrasco (Pinus ha/epensis), la coscoja (Quercus coccifera), las jaras (Cistus a/bidus) y multitud de matorrales y espinares. De hecho, la mayor parte del monte se encuentra cubíerto de manera desigual por pinares y matorral, mientras que la superficie cubierta con carrascas (Quercus ilex) se ha visto drásticamente reducida a ciertas localizaciones más umbrosas donde medran unos pocos ejemplares en forma arbustiva.

El fresno de flor (Fraxinus ornus) es una especie arbórea caducifolia muy curiosa, pues ciñe su distribución a los montes del levante peninsular y al mediterráneo oriental. Puede encontrarse en los carrascales bien desarrollados o, como en este caso, en las umbrías protegidas, preferentemente de la vertiente septentrional de la sierra.

En las zonas más expuestas a la fuerte insolación de la ladera sur, y sobre suelos pobres y pedregosos, se desarrolla una formación conocida como tomillar, compuesta por pequeñas plantas leñosas que crecen dispersas, sin formar un manto continuo.

La curiosidad botánica la constituye uno de los endemismos más sobresalientes del interior valenciano: la cola de gato lanosa (Sideritis incana ssp. sericea).

Penya Forada
Fuente
Ruinas en el Vall de La Gallinera
Camino sobre el valle