Iglesia de San Jaime y Santa Ana

Su estilo es neoclásico, con fachada blanca y con las molduras y cornisas pintadas en ocre.

Se trata de una bonita Iglesia católica construida en Benidorm en el siglo XVIII (entre el año 1740 y el 1780), justo después de hallar la talla de la Virgen del Sufragio, que es la patrona de la localidad, y según cuenta la historia, encontrada en el mar, a la deriva, en una barca.

Su estilo es neoclásico, con fachada blanca y con las molduras y cornisas pintadas en ocre.
Se corona con una cúpula azul, cómo no, una de las típicas cúpulas Mediterráneas.

El diseño de su planta es como la de una cruz cristiana con una nave en el centro y en sus laterales están las capillas.

Hay una pequeña capilla en la que pusieron la talla de la Virgen y está situada en el lado donde está el evangelio, para que los más creyentes puedan visitarla. Esta también está coronada por otra cúpula cubierta de teja azul y vidriada.

Está ubicada en lo alto del cerro de Canfali. El acceso principal a este templo se encuentra en el casco viejo, más concretamente en la plaza de San Jaime, detrás de la playa del Malpàs.

El pasado año 2012 se construyó en su interior, en la zona del coro, un gran órgano de viento o de tubos que se inauguró en las Fiestas Patronales.