Monumentos

Como ciudad histórica, Benidorm cuenta con varios monumentos centenarios dignos de admiración.

La Torre Punta del Cavall. También conocida como Seguró o Torre de les Caletes, es una torre defensiva del siglo XVI situada en la Punta de las Caletas o Punta del Cavall a escasa altura sobre el nivel del mar.
Se trata de una torre de unos ocho metros de diámetro de base. La fábrica es de mampostería irregular enfoscada con mortero de cal.
Actualmente solo se conserva la base, toda maciza, hasta una altura aproximada siete metros, sobre la que se encontraba el cuerpo destinado a los vigilantes.

La iglesia de San Jaime y Santa Ana se sitúa en la parte superior del pueblo antiguo, en lo alto del cerro Canfali. Fue construida entre 1740 y 1780 tras producirse el hallazgo de la Virgen del Sufragio, patrona de Benidorm.
Prácticamente exenta, articula tres plazas, dos de ellas recayentes al mar y una tercera, la plaza de San Jaime, más urbana, en donde se encuentra el acceso principal al templo.
Se trata de un templo con planta de cruz latina con nave central y pequeñas capillas laterales. La cúpula de media naranja en el crucero, sin tambor, apoya directamente sobre las pechinas. En el lado del evangelio se sitúa la capilla de la Virgen del Sufragio.
Exteriormente ofrece una imagen sencilla pintada de blanco, con cornisas y molduras en ocre. Las cúpulas, la del crucero y la de la capilla, están cubiertas con teja vidriada azul.