Los marjales de la Comunidad Valenciana

En los textos medievales se observa en muchas ocasiones la clasificación de las tierras bajo tres tipos o grupos: regadío o huerto; secano o seco; y marjales.

Con esta EcoRuta, el viajero-lector ya habrá recorrido dos marjales de la Comunidad Valenciana: Cabanes-Torreblanca (EcoRuta 3) y ésta de Oliva-Pego (EcoRuta 9). Sin embargo, nuestra tierra es y especialmente ha sido muy rica en este tipo de parajes. Desde al menos el siglo XIII, se tiene noticias de la desecación sistemática de las mismas con el fin de ganarlas como fructíferos terrenos de cultivo.

La mayor parte de los marjales de la Comunidad se encuentran muy cerca de las costas, razón ésta por lo que su índice de salinidad es elevado. Su superficie se ha reducido drásticamente en el presente siglo, en el que se ha procedido a labores de drenaje y saneamiento de grandes zonas de marjal.

Las principales zona de marjales se sitúan en la provincia castellonense, entre Oropesa y Torreblanca, entre Benicásim y Castellón, y entre Nules y el limite sur de la provincia. En Valencia, los marjales son contínuos, en mayor o menor extensión, en prácticamente todo el litoral.

En la provincia alicantina se encuentran entre Denia y la provincia de Valencia, y en el sector sur alrededor de Crevillente, Elche y Torrevieja.

En los textos medievales se observa en muchas ocasiones la clasificación de las tierras bajo tres tipos o grupos: regadío o huerto: secano o secó: y marjales o tierra de marjal, este último utilizado para designar las zonas que anteriormente estuvieron inundadas.

Cercana a la ciudad de Valencia existía una gran zona de marjal que se extendía por los términos de Alfafar y Ruzafa. Se tiene noticia de que antes de su desecación eran utilizados para el pasto del ganado.

Durante el siglo XIV, y dado el fuerte crecimiento demográfico de la ciudad, el Consell de la Ciutat decidió iniciar las labores de desecación. Así se hizo, y a principios del XV consta que ya eran tierras cultivadas. Sin embargo, a esta zona se le siguió denominando terres norjolenques o partidas marjelenques.
La evolución de esta toponimia ha llegado hasta nuestros días bajo la forma de Marjalenes, que identifica un barrio de la ciudad de Valencia.

Beniali
Penya Forada
Cerezo en el Vall de La Gallinera
Nubes bajas en la montaña