Flora y fauna

En los márgenes de los cursos de agua se encuentra con bastante frecuencia el lirio amarillo (Iris pseudocorus), que tiene una espectacular floración y colorea de forma característica los cañizares al final de la primavera.

Flora:

Actualmente no existe vegetación de porte arbóreo en el marjal, siendo el paisaje predominante la cubierta más o menos continua de cañizares, juncos, carrizos y bogas.

En los canales de drenaje con aguas tranquilas es posible observar algunas plantas acuáticas raras en el resto de la Comunidad como el nenúfar (Nymphaea alba), o la Utricularia vulgaris, una planta carnívora que presenta hojas modificadas en forma de receptáculo en las que quedan atrapados pequeños insectos.

En los márgenes de los cursos de agua se encuentra con bastante frecuencia el lirio amarillo (Iris pseudocorus), que tiene una espectacular floración y colorea de forma característica los cañizares al final de la primavera.

Aunque no se sitúa propiamente en el marjal, la Centaura segariensis, una planta endémica, puede encontrarse entre los matorrales de las montañas circundantes.

Fauna:

La elevada calidad de las aguas del marjal hace posible la existencia de una comunidad íctica muy variada, destacando por su rareza las poblaciones de colmilleja (Cobbitis maroccana), espinosillo (Gasterosteus acu/eatus), fartet (Aphanius iberus) y samaruc (Va/encia hispanica).

La avifauna es otro de los principales valores naturales de la zona.
Además de las aves comunes en otros humedales, en el marjal de Oliva-Pego se localiza el único lugar de cría de la avefría (Vanellus vanellus) en la Comunidad Valenciana y es uno de los pocos lugares donde la escasísima águila pescadora (Pandion halíetus) se deja ver ocasionalmente.

Por último, destacar la presencia del galápago europeo (Emys orbicularis), habitante típico de las lagunas litorales, que en el marjal de Oliva-Pego presenta una de las poblaciones más importantes del litoral peninsular.

Nubes bajas en la montaña
Penya Forada
Flora del Valle
Beniali