La Isla de Tabarca

Se puede acceder a ella desde Benidorm y desde el puerto de Alicante, Torrevieja Santa Pola y Guardamar.

Si visitas la Costa Blanca no deberías dejar de realizar una visita a la única isla de la Comunidad Valenciana que está habitada.

A lo largo de los años y desde épocas remotas se la ha llamado de diferentes formas, como Planesia, Planaria o Alonis, antes de llamarse como se la conoce actualmente, la Isla de Tabarca.

Administrativamente pertenece a Alicante de la que está a 22 kilómetros, aunque el lugar de costa más cercano es el puerto de Santa Pola que está solamente a 4.300 metros.

Es un pequeño archipiélago en el que están además de Tabarca, La Galera, La Nao y La Cantera, que son 3 islotes, y varios peñascos más. El islote La Cantera se llama así ya que es de él de donde salieron las piedras para construir el poblado y las murallas de la Isla.

Ocupa una longitud de unos 1.800 metros y unos 425 de anchura máxima.
Su máxima altura son 15 metros sobre el nivel del mar.

En el pasado fue refugio de piratas y sitio de inspiración de artistas. Para terminar con la temida piratería, El Rey Carlos III ordenó que fortificaran la isla y que se construyera un pueblo donde se alojarían familias de pescadores Genovenses, cautivos en Tabarka (ciudad de Túnez).

El pueblo está rodeado por unas murallas que fueron declaradas en 1964 Conjunto Histórico Artístico y Bién de interés cultural.

Las aguas que rodean Tabarca, por su óptima calidad, son Reserva Marina del Mediterráneo, contribuyendo también en gran medida su flora y fauna.

Se puede acceder a ella desde Benidorm y desde el puerto de Alicante, Torrevieja Santa Pola y Guardamar. La visita que suele realizar el turista es normalmente de un día, aunque si se quiere alargar la estancia existen varias opciones de alojamiento.

Es recomendable dar un paseo para visitar el museo y el núcleo urbano. Lo que más llama la atención al turista es la iglesia de estilo barroco, ya que en altura, sobresale de lo demás. Un edificio histórico que se puede visitar es la antigua casa del Gobernador, en la que se puede aprender como eran las casas originales, ya que conserva sus arcos y sus muros.

También se puede pasear, ya saliendo del pueblo hacia la zona este de la isla, la parte llamada Campo, en la que encontraremos el Torreón de San José, el antiguo faro o el pequeño cementerio desde el que se puede ver el Islote de La Nao, siempre lleno de gaviotas.

Tabarca tiene varias playas que son de cantos rodados pero sólo tiene una de arena, también hay varias calas y un pequeño puerto deportivo.
En la isla existen varias prohibiciones como la pesca recreativa y la extracción de cualquier organismo vivo de la reserva marina.