Rutas

Cualquier intento de conocer el Carrascar de la Font-Roja pasa, necesariamente, por una exploración a pie del lugar.

No está permitido el uso de vehículos a motor ni de bicicletas por el interior del parque, decisión lógica atendiendo a lo delicado del ecosistema. Las rutas andando deben realizarse por los senderos trazados a tal efecto y nunca fuera de éstos.

El paso incontrolado de visitantes constituye un factor de erosión añadido que puede llegar a tener consecuencias negativas en el frágil suelo.

Existen varias posibilidades en cuanto a recorridos. La elección de alguna de ellas dependerá, sobre todo, del tiempo disponible.

La opción más sencilla consiste en ascender desde el Santuario hasta el Pla de Galers, para lo cual seguiremos cualquiera de las tres sendas indicadas ya que todas lo atraviesan. Desde este lugar se divisa una impresionante panorámica sobre el carrascal. Desde aquí se puede iniciar el descenso por el camino que atraviesa el Barranc de I'Infern o bien seguir unos metros por la senda indicada hacia "les caves" para llegar a una torreta de vigilancia semidesmantelada. La vista merece la pena.

Si se dispone de algo más de tiempo, la ascensión al Menejador es la opción más adecuada. Siguiendo por la pista que conduce al Pla de Gallers llegaremos, tras superarlo, a una masía. Allí el camino gira a la izquierda y se enfila hacia la cima. Dejaremos a la derecha la mayor de "les caves" y al poco divisaremos a la derecha las faldas meridionales de la sierra. Aqui el carrascal se encuentra muy degradado presentando un aspecto mucho más abierto.

Antes de iniciar el ascenso a la cumbre el camino se divide en tres vertientes. A la derecha, el recorrido más largo o de "les caves". Recto, a la cumbre. Y, a la izquierda, un estrecho camino que serpentea entre el bosque y baja de nuevo a la ermita. Éste es, probablemente, el sendero más hermoso del bosque.

Todos estos recorridos están perfectamente señalizados y acondicionados.

Puente
Pared de piedra
Charca
Arco de piedra