Epílogo

Hay pocos lugares donde se pueda disfrutar de paisajes tan distintos y tan próximos unos a otros.

La Comunidad Valenciana es, sin duda, una tierra de contrastes. En pocos lugares se pueden observar paisajes tan distintos y tan próximos unos a otros. El Carrascar de la Font-Roja es un claro ejemplo.

A pocos kilómetros se divisan las áridas pendientes meridionales de la Serra de Mariola, totalmente distintas a la frondosidad exuberante del carrascal. Es precisamente esa diversidad una de las mayores riquezas de nuestro patrimonío natural.

Los bosques fríos, como el Carrascar de la Font-Roja, constituyen probablemente nuestros ecosistemas más frágiles y sensibles a la alteración irreversible.

Si, como dicen, cada rincón de nuestras montañas encierra un tesoro, el de la umbría del Menejador es de los más valiosos.

Montaña nevada
Puente
Arbol nevado
Pared de piedra