Cultura e historia

En tiempos de la conquista cristiana Ibi fue una alquería perteneciente al señor de Castalia.

La población de Ibi, en tiempos de la conquista cristiana fue una alquería perteneciente al señor de Castalia, cambiada por otras posesiones, y pasando de este modo al patrimonio real. En el siglo XV se le incorporó a Jijona. Un siglo más tarde la población desarrollaría una intensa actividad comercial que tuvo como consecuencia un importante aumento demográfico, motivo por el cual Carlos I la declararía Universidad en 1537.

Durante la rebelión de los moriscos de Vall de Laguar, Ibi contribuyó con una compañía de soldados para someter a los rebeldes.

En 1629 Felipe III le concedió el título de villa real, la separó de Jijona y le otorgó privilegios. Ya en 1812 mientras las tropas de O'Donnell eran derrotadas por los franceses en Castalia, éstos eran batidos en Ibi por las tropas del general Roche.

Apenas finalizada la conquista por Jaime I, se produjo la sublevación de AI-Azraq que intentó tomar Alcoi. Una partida de alcoyanos fue en su persecución, pero cayeron en una emboscada donde murieron muchos de los cristianos. Pese a que el levantamiento fue sofocado, este hecho es conmemorado por la ciudad anualmente. A la expulsión de los moriscos en el XVII, hay que unir las revueltas campesinas de final de siglo, lo que supuso un duro golpe para la población.

Durante la guerra de Sucesión se fortificó la villa, pero aun así, hubo de rendirse a las tropas borbónicas y soportar el consiguiente castigo. Años mas tarde secundarían el levantamiento de Prim que provocaría el destronamiento temporal de los borbones.

Arbol nevado
Sendero por el bosque
Arco de piedra
Montaña nevada