Les Caves

Gracias a estas construcciones semisubterráneas, antiguamente se fabricaba hielo utilizando la nieve invernal.

Puede resultar sorprendente, puesto que en la actualidad las nevadas son excepciones en las montañas alicantinas. Sin embargo, esto no fue siempre así. Durante el siglo XVIII, del que datan "les caves", se produjo un enfriamiento general en el clima que se tradujo en la conocida por los científicos como "pequeña edad de hielo".

En esos inviernos los agricultores, libres de faenas agrarias, subían a los montes donde recogían la nieve y la depositaban en "la cava". Allí, otros compañeros, ataviados con alpargatas de esparto, iban apelmazándola y depositándola en capas de un metro de grosor convenientemente aisladas unas de otras con paja de arroz.

El hielo así producido se conservaba hasta el verano. Entonces, con ayuda de moldes de madera, se picaba y distribuía para la fabricación de helados o conservación de alimentos.

En estos montes existen aún algunas "caves" en muy variable estado de conservación como la Cava Coloma, el Pou de la Noguera, la Cava Simarro o la Cava del Canyo.

Arco de piedra
Ruinas
Puente
Arbol nevado