El paseo marítimo

Además de una calzada de un solo carril, que permite dar paseos o practicar el “footing”, dispone de un carril bici de doble dirección, aseos o parking subterráneo.

Uno de los principales atractivos de Benidorm, a parte de sus parques temáticos, sus rascacielos y lógicamente sus playas, es el moderno paseo marítimo que bordea la playa de Poniente. Sus flujos longitudinales y transversales hacen que haya cómodos accesos a la playa, que desaparezcan las barreras arquitectónicas y además facilita notoriamente el acceso al parking.

Obra maestra de los arquitectos catalanes Carlos Ferrater y Xavier Martí, este espectacular paseo sigue la estela de Roberto Burle, gran arquitecto brasileño. Por este gran trabajo, los citados autores recibieron el premio de Arquitectura Española 2011.

Está configurado en varias líneas trenzadas que adoptan formas naturales, tales como la estructura de un acantilado mezclada con el movimiento de las olas y su finalidad medioambiental permitirá la absorción y disipación de las diferentes energías que provocan las corrientes de aire provenientes del mar y frentes debidos al olaje.

Además de una calzada de un solo carril, que permite dar paseos o practicar el “footing”, dispone de un carril bici de doble dirección, aseos o parking subterráneo.

Su longitud son 1,2 kilómetros y su anchura es de 20 a 25 metros, dependiendo de la zona. Está construido únicamente con hormigón blanco y revestido con casi 12.000 metros cuadrados de pavimento porcelánico de colores variados. El coste es de 13 millones de euros y la duración de las obras de algo menos de dos años y medio. La finalización de la obra está prevista para la próxima semana santa de 2013.

El único y curioso inconveniente es que se tendrán que hacer nuevas postales para poder presumir de paseo marítimo y para extender la nueva imagen de Benidorm lo más lejos posible.